Páginas vistas en total

domingo, 24 de octubre de 2010

SINDICALISTAS VIOLENTOS Y EMPRESARIOS PACIFISTAS

En el puesto de diarios de la esquina la revista NOTICIAS grita desde la tapa "El poder violento" (1). Foto de Hugo Moyano, secretario general de la CGT, quien hace una semana promovió desde un acto en la cancha de River el proyecto de ley de participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas. Debajo de la foto, una líneas haciendo alusión a las patotas sindicales y al estilo violento de Moyano. Por último, una pregunta: ¿Se puede gobernar con este hombre?...

Me alejo caminando en la mañana y pienso. El sol de la primavera invita a meditar en la bondad de las personas que habitan este país tan bendecido en recursos naturales y en personas amantes del prójimo. El miércoles pasado Mariano Ferreyra fue asesinado por una patota de la Unión Ferroviaria. A continuación, periodistas valientes, políticos preocupados por el bien común, conductores de televisión íntegros, salieron en defensa de los desvalidos frente al ataque de los "violentos". En estos días he visto a "toda la gente buena" comprometerse a fondo en la lucha contra la intolerancia y la prepotencia. "Somos un país civilizado, estas cosas no deben ocurrir más". "Los sindicalistas son patoteros que no entienden la convivencia civilizada". "¿Para qué necesitamos de estos sindicalistas que, con sus prácticas violentas, generan un clima desfavorable a la inversión de los capitales que hacen grande al país?". Etc.

El tiempo es oro y no resulta saludable el pensar demasiado, pues esto altera las funciones intestinales. El Mal es el sindicalismo y el Bien está encarnado en todos los hombres de buena voluntad que habitan el suelo argentino, incluyendo a políticos preocupados por el bien común y a empresarios generosos. La solución es simple. Nada de complejidades. El Bien vence al Mal. Los empresarios generosos tienen que tener las manos libres para poner en su lugar a los sindicalistas patoteros. Los políticos preocupados por el bien común se ocuparán de liberar a los empresarios de la pesada carga de los sindicalistas. Parafraseando el titular de NOTICIAS: no se puede gobernar con los "violentos".

Todo es tan sencillo...

Encuentro a Wilson, el sociólogo uruguayo, enojado y mal dormido. Sin saludarme, me lanza esta frase a la cara: "Lenin decía que en política es más importante saber a quién beneficia algo, que quien lo realiza". Luego, emite unos insultos que no corresponde reproducir. Parece calmarse y dice:

"El asesinato de Ferreyra le importa un carajo a la gente de pro en este país. Ahora resulta que los empresarios que, para aumentar sus ganancias, pasaron listas de delegados y militantes obreros a los milicos para hacerlos desaparecer, que jugaron con la inversión y con la fuga de capitales para voltear gobiernos, que se beneficiaron con la desocupación para impulsar el «trabaje y no joda, que afuera hay diez esperando ocupar su puesto», que almorzaban en el country con los sindicalistas para arreglar el despido de los delegados que no se vendían y otras tantas cosas que es largo enumerar, estos mismos empresarios se quejan de la violencia sindical. Sin patotas sindicales no hubieran ganado lo que ganaron en estos años, tanto con los Kirchner, como con Duhalde, con De la Rúa, con Menem, con Alfonsín. No hay empresarios sin patota. Quien crea otra cosa está mirando a Mirtha Legrand en la televisión. Los empresarios son tan patoteros como los sindicalistas, con la salvedad de que ocupan el puesto de dueños del negocio, en tanto que los sindicalistas juegan el papel de socios menores."

Empieza a caminar para irse. Pero se detiene a los pocos paso y me vuelve a hablar: "Todos saben que a Cristina no le sirve de nada matar a un militante del PO. A Moyano tampoco. ¿Quién se beneficia con el asesinato de Mariano Ferreyra? Hay que usar la cabeza y no las posaderas para pensar. Los sindicalistas son socios de los empresarios. Pero no tienen una relación fácil. Ambas partes son codiciosas. Los sindicalistas saben que en una situación donde hay menos desocupación crece su poder en la negociación. Su propuesta de participación en las ganancias de las empresas va en esa dirección. Los empresarios están que trinan porque, aunque necesitan a los sindicalistas para frenar a los «loquitos zurdos», no quieren perder un mango de sus ganancias. Entonces, cuando mataron a Ferreyra, los empresarios saltaron de alegría. Ahora tienen un hermoso argumento para pegarle a los sindicalistas sin tener que hablar de participación en las ganancias. Codicia, Mayo, codicia. En esto se resume todo."

Wilson se va. Yo sigo caminando. Al caminar se ven los detalles de las puertas de las casas, el musgo que crece en las hendiduras de las baldosas, los dibujos de las gotas de aceite en el agua estancada en un charco. Desde el auto, no se ven...

Buenos Aires, domingo 24 de octubre de 2010

NOTAS:
(1) Para la tapa de la revista NOTICIAS, ver el siguiente link: http://www.revista-noticias.com.ar/tapas/1765.jpg

No hay comentarios: