Páginas vistas en total

viernes, 22 de octubre de 2010

REFLEXIONES SOBRE EL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA

Anteayer, Mariano Ferreyra, 23 años, estudiante, militante del Partido Obrero, fue asesinado por una patota que responde a la dirección de la Unión Ferroviaria, sindicato liderado por José Pedraza. En el episodio, al que hay que calificar directamente de emboscada efectuada por hombres armados contra un grupo de manifestantes inermes, otras dos personas resultaron heridas de bala, una de ellas de gravedad. No es este el lugar para analizar la cuestión de los responsables directos, si hubo o no "zona liberada" de parte de la policía (tanto de la Bonaerense como de la Federal), etc., etc. y una larga fila de etcéteras. En cambio, creo que es más conveniente realizar algunas reflexiones tendientes a ubicar los hechos en el contexto general de la situación de los trabajadores en Argentina.

Ferreyra fue asesinado por su participación en una movilización de los trabajadores tercerizados del Ferrocarril Roca, que exigían su reincorporación a la empresa. ¿En qué consiste la tercerización? En que una empresa deja de cubrir una parte del proceso productivo (o de los servicios que ofrece) con trabajadores "propios", y acuerda con otra empresa que esta última sea la que lleve adelante dichas tareas. Como es de público conocimiento, todo redunda en un achicamiento de los costos de las empresas y en un deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores. En este sentido, la tercerización forma parte de la flexibilización laboral implantada durante la década de 1990. La condición del trabajador de las empresas que prestan los servicios tercerizados suele ser peor que la de los trabajadores de las empresas que requieren la tercerización de servicios. Toda la situación se resume en una sola palabra: MIEDO. La tercerización general miedo al despido, miedo a la baja de los salarios, miedo a no tener obra social, miedo ante todo lo humano y lo divino. Es justamente en una sociedad capitalista en la que no debe subestimarse el papel que juega el miedo en el disciplinamiento y la domesticación de las personas.

La movilización de la que participó Ferreyra encarna el principal instrumento con el que los trabajadores han respondido históricamente al miedo: la ORGANIZACIÓN. Cuando los trabajadores dejan de mirar a sus compañeros como rivales en la cola para conseguir un puesto de trabajo y pasan a considerarlos como...compañeros, como personas que padecen los mismos problemas, los empresarios sufren su primera derrota. Organizarse significa perder el miedo a los mecanismos impersonales del capital, y es por eso que nada preocupa tanto a los capitalistas como la organización de los trabajadores. De ahí su odio atávico hacia los sindicatos, más allá de que hagan buenos negocios con ellos y de que los utilicen para cerrarle el camino a los que quieren modificar de raíz el sistema capitalista. Los empresarios, cuya instinto de clase está hiperdesarrollado, detestan todo aquello que huela a organización de los trabajadores.

La patota que asesinó a Ferreyra y atacó a sus compañeros sabía lo que hacía. No se trata de un acto de violencia irracional. Atacar a los trabajadores que se organizan, sembrar el miedo, es jugar para el lado de los que quieren que los obreros sean máquinas útiles para producir ganancias. En estos días, los grandes medios de comunicación hablaron de la burocracia sindical, de las patotas al servicio de los sindicatos, de los dirigentes que se enriquecen a costa de los trabajadores. Sin embargo, nada han dicho sobre la flexibilización laboral, sobre la tercerización como práctica común de los empleadores, sobre la precarización de las condiciones laborales, que son la fuente de las ganancias de los empresarios y las herramientas que crean un clima de "seguridad" para el capital. Frente a estos hechos, hasta CLARÍN, en plena guerra contra el gobierno, puede pretender sacar de "progresista" entrevistando a militantes del PO y criticando la falta de democracia en los sindicatos. Pero está condenado, por su posición de clase, a no decir una palabra sobre esas condiciones sociales que permiten (y precisan de) la existencia de patotas.

La reactivación económica argentina, desde 2002 en adelante, se ha llevado adelante sin modificar las relaciones de poder en el ámbito laboral. Luego de varios años de fuerte crecimiento, la legislación laboral sigue siendo la heredada de la flexibilización de los '90, una parte importante de los trabajadores están precarizados y/o realizan sus labores "en negro", y no se han registrado avances en la democratización de las organizaciones sindicales. Esta estructura de poder en la fábrica, en la oficina, en los comercios, en cada puesto de trabajo, es el núcleo duro de la desigualdad en Argentina y constituye la base de sustentación de los "monopolios". Más allá de lo discursivo, el gobierno de los Kirchner no ha podido dar pasos para modificar esta situación.

Los líderes de la oposición" no tienen, por su parte, ningún interés en modificar el núcleo duro del poder en la Argentina. Por el contrario, su discurso propone tanto la aplicación de la "mano dura" a las movilizaciones populares como el avance sobre los sindicatos, con el objetivo de recortarles cualquier atribución que entorpezca el libre funcionamiento del capital. Su política puede definirse como un retorno a un neoliberalismo rancio, que de llevarse a la práctica conduciría a un aumento de la precarización, la tercerización y el trabajo "en negro". En pocas palabras, la "oposición" se apoya en el miedo como principal elemento de persuasión política.

El asesinato de Mariano Ferreyra un punto de inflexión en la política argentina. El gobierno de los Kirchner está obligado, así sea por consideraciones de sobrevivencia política, a impulsar la investigación de los hechos hasta sus últimas consecuencias. Su declamado progresismo está en juego en esta cuestión. Si la investigación se diluye y no se llega hasta los responsables de haber organizado la emboscada, la "oposición" habrá ganado puntos sin actuar. En las condiciones actuales, un avance de la "oposición" significa una derrota para los trabajadores y los sectores populares, en la medida en que todos los dirigentes de las principales fuerzas opositoras suscriben el programa del viejo neoliberalismo. Como demostración de la verdad de esta afirmación basta recordar el rechazo histérico que generó entre los medios empresariales y los políticos de la "oposición" la iniciativa del titular de la CGT, Hugo Moyano, respecto a la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas.

En política, y esto es todavía más válido cuando se trata de política hecha desde y en favor de los sectores populares, lo único que cuenta es la organización. Sólo por medio de la organización la lucha se vuelve efectiva y puede transformar esta realidad en que vivimos. Sólo por medio de la organización de los trabajadores es posible revertir la precarización, la tercerización y la flexibilización laboral. En el límite, la unión de los trabajadores es la que permite pensar en la posibilidad de una realidad diferente, en la que el poder deje de estar en manos de los empresarios. Para lograr esta unión es preciso vencer el miedo, trabajar con paciencia y tener en claro que las derechos son duraderos en la medida en que se conquistan por la propia lucha y no cuando se obtienen por una concesión graciosa del gobierno de turno. Sólo de este modo podremos estar a la altura de Mariano Ferreyra, que fue consecuente hasta el final con sus ideas.

Buenos Aires, viernes 22 de octubre de 2010

2 comentarios:

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Pego primera parte del comentario de un estudiante de la UNSAM.

"Podran arrancar todas las flores, pero jamas impediran que las primaveras vuelvan"

En medio de mi insomnio, despues de dias de militancia en lucha contra la impunidad por el asesinato de Mariano, me encontre con esa frase pensando en el post que escribiste.
Hoy mismo, en la catedra de sociologia, estudiando la microfisica del poder de Foucault, hablamos de eso con mis compañeros de cursada. No se la vamos a dejar pasar gratis, no aquellos que, como él, somos militantes revolucionarios.
Y te dicen "Que Cristina mando a matar al pibe del PO?vos estas loco!"Y uno nunca dice eso, sino que, señores kichneristas, haganse cargo de que su proyecto burgues sin burguesia nacional fracaso. Y son responsables de mantener la precarizacion laboral menemistas, como decia el blog de un compañeros,"se cayo la careta progre del kichnerismo". No solo que es evidente que la relacion entre la burocracia sindical asesina y el gobierno sino sus negociados para mantener esta situacion. Pero mas alla de eso, es porque los necesitan, al igual que los empresarios. Los Kichner mantuvieron y mantienen y permiten el juego propio de burocratas sindicales(que tambien es su juego) para contener las expresiones mas progresivas de la clase obrera, como el sindicalismo de base. Porque? Porque en este pais, no unicamente en el ambiente privado sino tambien estatal(miren sino las universidades nacionales como UNSAM, Grandes instituciones cientificas como CNEA) reina la precarizacion y tercerización laboral. Esta es la conquista mas grande de la burguesia en argentina que le permitio amasar grandes fortunas en la recuperacion economica pos devaluación, la transferencia de riqueza desde la clase trabajadora a la burguesia mas grande de la historia del pais, militada junto al duhaldismo por Moyano.Y es muy claro que concebia el beneficio, ya que la recuperación economica le permitiria concentrar poder adentro de la interna peronista con el repunte de algunos sectores de las industria recostado sobre los hombros de los trabajadores precarizados. Esos, son los aliados del Gobierno, los que salian a asesinar a los dirigentes obreros clasistas en los setenta con la triple A en un gobierno peronista, los que invitaron a comer asado a la embajadora yanqui despues del favor que le hicieron traicionando sistematicamente la lucha de los obreros y obreras de Kraft. Son aliados de los asesinos. Y por lo tanto responsables.

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Va la segunda parte del comentario del estudiante de la UNSAM.

Es obvio que la derecha mas rancia de Argentina, los sojeros, no quieren que existan sindicatos,ni clase obrera tampoco, los empresarios que estos sean mas sumisos y alli su contradiccion, ya que tampoco les gusta mucho el kichnerismo. Pero los medios de la burguesia, Clarin, La Nacion, Pagina12, tampoco van a ir al hueso de la cuestion, porque no les conviene.
El asesinato de Mariano fue politico, la burocracia ya amenazaba en acciones anteriores, porque no iban a dejar los negocios que Kichner les beneficio cuando "estatizo" entre muchas comillas porque la consesionarias continuan y en 7 ños de gobierno nacional y popular la tercerizacion en el ferrocarril no solo se mantuvo, sino se profundizo, cuantitaiva y cualitativamente, ahora los burocratas tenian participación en las ganancias convirtiendose en patrones.
El esquema que sostiene el crecimiento economico en argentina esta basado en la tercerización laboral, gracias a la burocracia traidora, del gobierno K.
A lo que temen, y se les fue de las manos y las pruebas estan en Avellaneda, es a la aparición de este nuevo sector que expresa un ala izquierda referenciada en Kraft, un sector del Subte, y Zanon entre otros. Es un proceso profundo, y amplio eso es lo que hay que apoyar para que se desarrolle, no a cualquier sindicalismo de burocratas patoteros y asesinos.
En la universidad, ahora tambien se ve como las agrupaciones estudiantiles del gobierno boicotean toda actividad en repudio al asesinato de Mariano, ¿sera que temen el fantasma de la UBA?El que le arranco los triunfos de Filo y Sociales...
No es dificil de entender, hay responsables politicos en el asesinato del compañero, y sino como dice el libro de un viejo obrero marxista de San Martin:
"Donde quieras que te encuentres, si presencias una injusticia y cierras tus ojos ante ese hecho con indiferencia, entonces... te pido por favor que no llenes tu boca con palabras huecas haciendo alarde de tu rebeldía." (Martín Ruta 8).