Páginas vistas en total

viernes, 3 de diciembre de 2010

APUNTES SOBRE EL PODER EN LA ARGENTINA

Una historia común. Un empleado de una conocida empresa de venta de electrodomésticos se da cuenta de que le están liquidando mal el sueldo. Como es joven y tiene poca antigüedad en la firma, realiza algunas averiguaciones para cerciorarse. Conversa con compañeros que realizan las mismas tareas en su sucursal; también conversa con gente de otras sucursales. Compara los recibos de sueldos. No hay duda, tiene razón, la empresa no le está pagando según indica el convenio. Decide ir al sindicato para asesorarse. Allí le indican la cifra exacta que tiene que cobrar mensualmente y cómo hacerle el reclamo a la empresa. Más tranquilo, seguro, va a su trabajo, solicita el salario que le corresponde según convenio y espera hasta la liquidación siguiente. Empieza otro mes. Le pagan el salario correcto. Feliz. Al poco tiempo recibe el telegrama de despido. La empresa paga todo lo que indica la ley; el despido le resulta costoso. Pero nuestro joven amigo queda en la calle.

Esta historia no tiene nada de excepcional en la Argentina del Bicentenario. Tampoco hay en ella nada épico, ni grandes gestos, ni actitudes heroicas. Pero ambas partes, la empresa y el empleado, dan una lección de política.

El empleado acepta desde un principio que está en inferioridad de condiciones. Su reclamo es individual y se aferra a lo que dice el texto de la ley; en ningún momento se le ocurre plantear una acción colectiva para enfrentar el poder de la empresa. Es más, su conducta reproduce el aislamiento que permite la misma dominación de la gerencia. La empresa, por su parte, se sabe desde el vamos en una posición de fuerza. Pero desconfía de los empleados que estudian los recibos de sueldo, leen los convenios de trabajo y tienen la audacia de hacerle un reclamo a la empresa. Prefiere pagar los costos del despido antes que tener empleados "rebeldes" entre sus filas. Los empresarios saben que su fuerza radica precisamente en mantener desunidos a los empleados.

La política cotidiana en Argentina sigue estas grandes líneas desde 1976 en adelante. Este es el núcleo duro de la herencia de la dictadura que todavía no ha podido ser desarmado. La autoridad del empresario, del gerente, del patrón, se mantiene indiscutida en la fábrica, en la oficina y en la sucursal de una empresa de venta de electrodomésticos. Estos lugares funcionan como otras tantas escuelas de subordinación, en las que las personas aprenden que protestar es malo y que conviene ser sumiso, individualista y egoísta. El precio de la rebeldía es el despido. La eficacia política de la relación laboral se refuerza por su misma "invisibilidad". Ni los periodistas, ni los académicos ven a la fábrica, a la oficina y a la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos como lugares políticos. Sin embargo, a nuestro entender, es precisamente en estos lugares donde las personas aprenden a hacer política (no es, por cierto, el único lugar, pero sí es un lugar muy importante, sobre todo porque las personas pasan buena parte de sus vidas en el trabajo). En las condiciones habituales, el aprendizaje consiste en renunciar a la acción colectiva y a la toma de decisiones en forma autónoma.

El sábado 27 de noviembre, el diario TIEMPO ARGENTINO publicó una serie de notas con motivo de cumplirse un mes de la muerte de Néstor Kirchner (1950-2010). Una de ellas fue escrita por Carlos Tomada (n. 1948), ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social del gobierno actual. Su nota lleva por título "La pasión de la militancia". Si bien la nota fue escrita de manera bastante desmañada, es importante prestar atención a los dichos de Tomada, pues este se encuentra al frente de un ministerio fundamental en términos de la regulación de las relaciones al interior de la fábrica, la oficina y la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos.

Tomada dedica 6 párrafos de un total de 8 que tiene la nota (1) a ensalzar la calidad de Kirchner como militante. Según Tomada, "Kirchner hizo renacer la política en la Argentina. Generó un nuevo debate, una nueva discusión. Nunca con medias tintas. Siempre a fondo y con el apoyo del pueblo, tal como se necesita en las grandes transformaciones. Marcó un camino de lucha por la inclusión y la justicia social." Pero Tomada es muy parco al referirse al contenido de esas "grandes transformaciones".

En la nota hay un sólo párrafo en el que Tomada hace referencias a medidas concretas. Así, dice que "seguimos avanzando y en el último mes la desocupación bajó y ya está en el 7,5%; los jubilados siguen presentes en las políticas públicas y más de 4 millones cobrarán 500 pesos extra en diciembre. Las trabajadoras de las casas particulares han recibido un aumento del 23%, y el empleo registrado evoluciona en forma positiva." Las afirmaciones del señor ministro, con todo lo escuetas que puedan ser, resultan interesantes, pues revelan el contenido fundamental de la política laboral de las presidencias de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández.

La economía argentina experimentó un proceso de crecimiento desde el 2º semestre de 2002. Esto se ve reflejado en la disminución de la tasa de desocupación a la que alude Tomada. Ahora bien, esta mejoría en el empleo podría haberse traducido en un fortalecimiento de la posición de los trabajadores en las negociaciones con los empresarios. Hay que tener presente que la desocupación operó a lo largo de los '90 como una herramienta política que debilitaba a los trabajadores ("si no te gusta, andate; afuera hay diez más esperando para ocupar tu puesto"). Sin embargo, el efecto de la disminución de la desocupación se ha visto compensado por otros factores. Es el mismo Tomada el que da la pista acerca de cuáles pueden ser esos factores, al indicar que "el empleo registrado evoluciona en forma positiva". El trabajo "en negro", la tercerización, el trabajo "esclavo", conviven con el trabajo registrado. Además de ser palancas de la recuperación económica de las que no se habla en los discursos oficiales (ni tampoco en los de los políticos de la autodenominada "oposición"), todas estas formas de relación laboral constituyen herramientas de disciplinamiento político de los trabajadores. En otras palabras, constituyen reaseguros de que la relación de fuerzas favorable al empresario en la fábrica, en la oficina y en la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos, no se vea afectada. Tomada dice que el empleo registrado "evoluciona en forma positiva", pero no dice que el Estado va a poner todas sus fuerzas para erradicar estas formas de empleo. En este punto aparecen claramente los límites de la transformación encarada por el gobierno actual. Las relaciones de poder en el trabajo no se pueden modificar, son un dato de la realidad.

Tomada enumera como logros los aumentos de los salarios percibidos por los trabajadores, así como también los incrementos de las jubilaciones y pensiones. En un contexto inflacionario, de no haber aumentos en las remuneraciones, los ingresos de los trabajadores caerían en picada. El señor ministro debería hacer referencia aquí al salario real para poder evaluar con mayor precisión la mejoría de los ingresos de los trabajadores, y en esta evaluación tendría que incluir no sólo a los trabajadores "registrados", sino también a todas las modalidades que mencionamos en el párrafo anterior.

Para Tomada, la política es una "herramienta de transformación social", para lograr que "la Argentina sea más justa, más solidaria". El simple hecho de enunciar esto marca una diferencia importantes con el tiempo del auge del neoliberalismo, cuando la política era una mala palabra y las personas tenían que velar por sus intereses egoístas, sin pensar en el conjunto. Pero Tomada no puede enumerar una sola medida que modifique la relación de poder en la fábrica, en la oficina y en la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos. Es por eso que, si es verdad la afirmación que hicimos más arriba de que en estos lugares las personas aprenden política, resulta muy difícil aceptar que estamos viviendo una transformación de la estructura de poder en Argentina. En este sentido, lo cotidiano nos da la clave para entender la realidad.

Buenos Aires, viernes 3 de diciembre de 2010

NOTAS:
La nota de Carlos Tomada se encuentra disponible, además de en la edición en papel del diario, en el siguiente link: http://tiempo.elargentino.com/notas/pasion-de-militancia

(1) Uno de esos 6 párrafos está dedicado a Cristina Fernández (n. 1953).

15 comentarios:

Anónimo dijo...

"La política cotidiana en Argentina sigue estas grandes líneas desde 1976 en adelante" Estas defendiendo a Onganía, a Perón y a Uriburu o simplemente escribís porque así porque no conocés la historia? Tengo Kapelusz pa prestarte, ta va a ser útil...

"El precio de la rebeldía es el despido." Metes miedo Imperialista Rojo desde que empezas hasta que terminas. No le tememos a nadie, Bush de la Sociología!

"Ni los periodistas, ni los académicos ven a la fábrica, a la oficina y a la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos como lugares políticos." Ahhhh... pero estas lleno de odio, pibito. Tiras mierda pa todos los wines. Te falta amor por el Pueblo, nene... Y entonces estas perdirijollo.

"A nuestro entender"... Si, si... el entender de ustedes 4 que saben y entienden mas que esa Plaza llorando al jefe peronista, revolucionario, caprichoso, valiente, atrevido, crispado, simpático...

Tu Patria es la antiPatria, solo así pueden odiar y dividir y romper. A eso nosotros lo enfrentamos con amor y cuando ese amor se organiza quedan aislados envenenandose. No te muerdas la lengüa... O mejor si, no sé, quizás sea lo mejor pa vos.

"Tomada dice que el empleo registrado "evoluciona en forma positiva", pero no dice que el Estado va a poner todas sus fuerzas para erradicar estas formas de empleo"... Acá el odio de la mala leche para difamar cuanl empleado de la Embajada de EEUU se te nota, picaron.

"Pero Tomada no puede enumerar una sola medida que modifique la relación de poder en la fábrica, en la oficina y en la sucursal de la empresa de venta de electrodomésticos." Tus socios, tus hermanos dicen lo contrario. así por derecha y por izquierda (las dos líneas del gorilismo) aprietan a los gobiernos Populares para destituirlos.

Néstor nos devolvío la política, es decir el peronismo, para unirnos por amor al Pueblo desde el Pueblo pa enfrentar a gente como ustedes. GRACIAS NÉSTOR!

Se me rompieron las ojotas y tengo que ir a jugar un truco a lo de Pancho... ma si! m voy descalzo

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Ale:
Gracias por el comentario. Sos muy gentil por dedicar tanto de tu tiempo a leer estas líneas.
Saludos,

Anónimo dijo...

El muchacho vive de joda, se nota que no tiene ni idea lo que es ser un trabajador! Anda "nene bien" seguí jugando al truco...

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Gracias al último anónimo (no tan "anónimo", pero vamos a respetar su parecer). La idea es, justamente, mostrar que la forma en que viven los trabajadores es también política, dado que en esta época se suele aceptar una concepción mucho más restringida de la política. Parafraseando al texto, en la fábrica, en la oficina y en la sucursal de la empresa dedicada a vender electrodomésticos, también se hace política. El desafío pasa por lograr que esa forma de hacer política deje de ser invisible.
Saludos,

Anónimo dijo...

Ariel: tengo mucho tiempo pa boludeces ya que cobro planes al igual que toda mi familia porque tengo un tio puntero y mis primos son sindicales. La buena vida es así!

Viva la joda! Viva Perón! Gracias Néstor!

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Ale:

De todas modos tengo que insistir en mi agradecimiento. En la vida no hay nada peor que la indiferencia.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

"En la vida no hay nada peor que la indiferencia."

¿Así que preferís que te desprecien a que te ignoren?

Entonces, ta bien... te vas a palmar siendo despreciado cuando no, ignorado. Felicitaciones Gorila!

Y a vos Felipe... dejate de ser tibio que son momentos (como siempre) d agarrar la goma y darle bombo!i

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Ale:

La indiferencia es la peor forma de desprecio. Y está bastante difundida hoy en día. Por eso celebro tu entusiasmo y tu pasión. Tenemos otra cosa en común, además del chori.
Un abrazo,

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Va la primera parte del comentario de Fernando. Gracias como siempre!
"Ambos coincidimos en la necesidad de modificar la distribución del poder en la Argentina, y debemos tener cercanos conceptos en como seria la distribución ideal.
En el centro cultural tenemos, y ya hemos tenidos, varios debates sobre cual seria el camino para lograr ciertas reivindicaciones sociales con las que todos soñamos, la mayoría sostiene que el trabajo debe ser esencialmente de base, digamos desde abajo hacia arriba, coincido con esto, pero creo que no es menos importante lo que viene de arriba hacia abajo, es decir las condiciones de contorno que en general el gobierno de turno y sus posturas frente a ciertas situaciones, posturas que no solo se traducen en medidas de gobierno (la cual podemos considerar escasas) sino también en aquellas que tiene que ver con actitudes y gestos, los gestos que como bien aclaraste “no son solamente simbólicos, aclaro - lo simbólico forma parte también de la realidad material” .
Con respecto a medidas concretas una importante puede ser la derogación de la norma, llamada promoción y defensa del empleo. El título engloba los contratos llamados basura, que limitaban derechos de los trabajadores, como las indemnizaciones por despido que podían disminuir a la mitad y, en algunos casos, a cero, o el tiempo del contrato, que podía ser de entre 6 y 24 meses.
El reconocimiento de las paritarias como método para la discusión del salario.
La baja de los niveles de desempleo permitiendo una menor competencia entre trabajadores en desmedro de su salario.
El reconocimiento al personal domestico el cual hoy en día se desempeña en su mayoría en blanco.
Puedo enumerar algunas cosas más que se me van ocurriendo pero creo que no tiene mucho sentido.
Para finalizar con este concepto te dejo un regalito de uno de los sectores del ministerio de desarrollo social, que se encarga de cosas que en otro momento podían ser impensadas, mas allá del discurso de Cristina, que el primer mandatario de un país este en una fabrica recuperada tiene mucho de simbólico y por tanto de material. Más allá del proyecto de ley que no es algo menor pero que no se en que estado esta actualmente.

http://www.inaes.gob.ar/es/video.asp?vid=44

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Va la segunda parte del comentario de Fernando:

"Sin perder el sentido de la opinión, creo que el contexto es auspicioso para lograr reivindicaciones pero no podemos esperar que todos nos lo den en la boca.
Necesitamos generar conciencia en los trabajadores y creo que es ahí donde nos encontramos con un gran problema, tenemos una clase media en su mayoría que no es poseedora de los medios de la producción pero a la vez tiene una enorme confusión en su cabeza, en términos más técnicos una “falsa conciencia de clase”, sus vanas aspiraciones la hacen sentirse mucho más cerca de los empresarios o de la clase alta de nuestra sociedad, que de los trabajadores agrupados en sindicatos o en simples grupos que salen a ser una protesta en la calle. Miran por la tele e insultan a los “negros cabezas” que cortan calles para reclamar por derecho de los trabajadores que una vez conseguidos serán usufructuados por él, por su familia, toda su descendencia, a la cual educará en el mismo sentido, y transmitirá su triste espíritu reaccionario. Y lo peor de todo es que todo esto no lo hace por su carácter egoísta o malicioso, sino por su profunda ignorancia.
Es ahí donde tenemos que trabajar, es la misma Cristina que hablándole a la juventud militante sugiere a la clase media se acerque a los morochos, a partir de ahí nos toca realizar el trabajo a nosotros. Debemos organizarnos y fomentar la organización, desde nuestros trabajos, desde las escuelas, las universidades, nuestro objetivo es sacar a la persona que estaba mirando y puteando la manifestación en su casa y llevarla hacia la misma, para alcanzarle una bandera, sino hacemos eso, es esa misma persona, esa clase media confundida, que va a voltear al gobierno en cuanto este saque una medida que se contraponga al estatus quo y los miembros de este sector empiecen a bombardear desde todos los rincones.
Ya fallamos con la 125, fue el pueblo que no la banco, creo que por ahora tenemos muchos para reclamarnos desde abajo que andar pidiendo para arriba.
Te dejo el regalo de cristina hablando a la juventud militante y a la clase media.

http://www.youtube.com/watch?v=xc-5ich83xQ&feature=related

Para hablar sobre la militancia coyuntural o ideologizada, las demás partes de este video y los cantos de la juventud, a mi entender tienen algo de la respuesta."

Anónimo dijo...

En política la peor forma de desprecio es que te puteeeeee el pueblo.

Claaaaaaro, que para ustedes los GORILAS la idea que difunden es que lo pior de lo pior es que te ignoren... Así nos dejamos de joder con los juicios de DDHH y toda esa cantinela que tantos los jode a los antipatria.

A unos porque van presos por hijoeputa y a otros porque fueron sus complices hijoeputas.

Q bueno q estuvo calle 13! Fuiste a la Plaza en el Día de los DDHH con el pueblo? No sabes como regalaban choris!!!

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Gracias anónimo por tu comentario y felices fiestas para vos y familia.
Saludos,

Gabriela Marchi ( la que no se esconde porque tiene agallas) dijo...

Apreciado y admirado Ariel...qué cojones que tenés amigo...!!!

No como el sujeto vomitador que vive de náusea en náusea asqueado de su propia vida y con la cobardía de los típicos Anónimos se permite inundarnos con sus heces vocales tan alejadas de la mentira que dijo por allí cuando deslizó un "A eso nosotros lo enfrentamos con amor y cuando ese amor se organiza quedan aislados envenenandose."

Está claro quíen no se maneja ni ahí con amor...está claro quien está tan pero tan envenenado en su propia toxicidad que no encuentra sosiego aún descargando todo su veneno...

Es tan triste adivinar qué progenitores tuvo o no tuvo, que lo formatearon con tanto odio, enojo, bronca, resentimiento...su empequeñecida autoestima por tanto maltrato seguramente recibido en su desgraciada biografía tan alejada del amor y respeto hacia sus semajantes es tan reveladora...y tan triste cuando una supera las primeras reacciones de rechazo profundo que genera esta persona que no tiene tu fortaleza ni tu valentía para identificarse...no....se arrastra como un vil gusano en el mediocre anonimato de quien no tiene pelotas/ovarios para exponerse defendiendo respetuosa y apasionadamente una idea como sí sabés hacer vos Ariel...ídolo..!!...o criticar y/o disentir con quien sea sin necesidad de transitar lo abyecto como el Anónimo....pero claro..!!...el envidioso actúa así....sabe con claridad meridiana que jamás podrá elaborar una idea y escribirla como vos Ariel y necesita oscuramente valorizarse a expensas del que sí brilla con su talento...cómo..??...intentando apagar ese brillo que ciega su alma torturada, rabiosa de que otrxs tengan lo que a él, su particular y digna de compasión, tristísima biografía, le deparó no alcanzar...

Mi más sentido pésame para la muerte en vida del tanático Anónimo...

Ojalá el Amor pudiera sacarlo de esa lúgubre caverna en la que quedó rumiando sus amarguras y su odio al prójimo...

Ojalá supiera llamar la atención desde un lugar saludable y luminoso....pero si pudiera ser así no escribiría como escribe, verdad..??...What a pitty...!!!

Ariel Emilio Ernesto Mayo (1970) dijo...

Gabriela, muchas gracias por tu comentario y tus apreciaciones hacia mi persona. Pero no merezco ni una pequeña parte de esos elogios. Tiene cojones quien se levanta todas las mañanas y, contra toda esperanza, va a trabajar. A esos hombres y mujeres hay que reconocerles la valentía, y nunca olvidarse de ellos.
Otra vez, gracias!