Páginas vistas en total

jueves, 1 de marzo de 2012

MACRI, CAMPEÓN DE LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES

"Como no puedo mentir ni ser cómplice de esta grave situación.."
Mauricio Macri

Mañana lluviosa en Buenos Aires. Llueve desde la madrugada y eso, como se sabe, tiene una consecuencia inmediata en el tránsito hacia la ciudad. Todo se vuelve más pesado. Los colectivos, los trenes, los subtes, van más llenos que lo habitual, o por lo menos eso parece para el sufrido trabajador que disfruta de las comodidades que ofrecen dichos medios de transporte.
Pero, puesto que es sabido que si las cosas van mal siempre pueden estar peor, el panorama se presentó más complicado el día de hoy. La causa fue la decisión de la empresa Metrovías de cerrar las bocas de acceso a las estaciones, pues el Gobierno nacional había anunciado el día de ayer, a través de la ministra de Seguridad Nilda Garré, que la Policía Federal sería retirada del subte a partir del día de hoy. La UTA (sindicato que nuclea, entre otros, a los choferes de colectivos y que pretende encuadrar también a los trabajadores del subte) ya había anunciado un paro para el día de hoy en protesta por la falta de seguridad generada por la retirada policial. Mauricio Macri, con una celeridad desacostumbrada en él, dio por cancelado el acuerdo de traspaso de los subterráneos y "se los devolvió" al Gobierno nacional.

Mientras tanto, los trabajadores hacían malabarismos para subir a un colectivo.

Macri, recién desembarcado en la Tierra luego de su último crucero a Júpiter, se encontró con noticias "asombrosas": ""Los trenes de la línea A tienen 90 años de antigüedad, y mientras en España los renuevan cada 37 años, acá no se sabe cómo los sostenemos". Ante esta realidad, nuestro héroe, que acababa de descubrir la pólvora, montó en cólera: "Las inversiones que no se han hecho en estos 10 años ponen en riesgo los servicios y el funcionamiento de los subtes, la seguridad y la comodidad, y la dignidad que debe tener la gente a la hora de viajar en términos de frecuencia, ventilación y equipamiento". Don Mauricio no podía aminorar su bronca: ¿Cómo puede menoscabarse la realidad de la gente? ¿Cómo es posible que el Estado subsidie a las empresas "a las que les interesa el país" y deje de lado a los trabajadores, a los ciudadanos de a pie?

La furia de nuestro guerrero no se hizo esperar; enseguida pasó a la acción. 
"No podemos hacernos cargo de estos diez años de falta de inversión. Por esta razón, hoy se pone en peligro la seguridad de la gente. Como no puedo mentir ni ser cómplice de esta grave situación, decidimos suspender el traspaso". Don Mauricio, sabiendo que lo esperaba una larga lucha, se retiró a...sus oficinas en la Jefatura de Gobiero porteño. Total, todo el mundo sabe que el poder reside en otra parte.

Tras reponer fuerzas, el campeón de la dignidad popular volvió a la carga: "La seguridad en el subte es una responsabilidad del gobierno nacional, se les pidió que nos la pasen junto con los recursos, pero quisieron sólo traspasar la responsabilidad. Nunca la Policía Metropolitana se puede hacer cargo de reemplazar a la Policía Federal". Ahora sí podía retirarse otra vez a la jefatura. 

Mientras tanto, los trabajadores seguían padeciendo el descalabro del transporte. 

Don Mauricio se autoproclamó, hace no tanto tiempo,"el exponente de la nueva política". En días como hoy, queda al desnudo el contenido de esa "nueva política". Las palabras sobran; mejor dicho, son sus propias palabras las que eximen de mayor comentario. En todo caso, posee en grado superlativo el cinismo y la desvergüenza de nuestra burguesía, ya sea la "nacional" o la "otra".

Luego de la masacre de Once, y ante hechos que no pueden ser ocultados, los políticos del sistema han debido expedirse ante el desastre del transporte público en Argentina. En este blog ya nos hemos referido largamente a las respuestas dadas por el "kirchnerismo". Ahora, Don Mauricio aporta la suya. Y no tiene desperdicio. Hasta hace una semana, a Don Mauricio le importaba un bledo (ahora también, pero se ve obligado a decir públicamente otra cosa) la situación en la que viajaban los trabajadores. El propio cronista de LA NACIÓN encargado de cubrir la conferencia de ayer del Jefe de Gobierno, cometió el "desliz" de registrar lo siguiente: "Consultados funcionarios locales sobre si habían realizado una denuncia a la Justicia en virtud del mal estado del subte, que, según palabras de Macri, hacía "peligrar" a los pasajeros, indicaron que no lo habían hecho. Y que esperaban una respuesta del gobierno nacional para determinar los pasos por seguir." (El resaltado es mío).

La masacre de Once ha puesto en el centro de la escena política algo que sabe todo aquél que utiliza los medios de transporte público: la falta de inversiones, la carencia de un plan centralizado, la subordinación del sistema a la lógica del mercado. Las acciones del Grupo Cirigliano, con toda su hijoputez, no son otra cosa que una consecuencia necesaria de la lógica perversa del sistema, la cual puede resumirse diciendo que el Estado pone el dinero para que funcionen los transportes, mientras que los empresarios se llevan las ganancias. Frente a la realidad de la conducta de la "burguesía nacional", Don Mauricio, otro digno exponente de esa burguesía, opta por echarle la culpa a otro hasta que aclare la cosa.

No queda ninguna duda. Los trabajadores pueden estar tranquilos. Viven en el mejor de los mundos posibles, a menos que comiencen a recordar aquella vieja frase que dice:

"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos".


Buenos Aires, jueves 1 de marzo de 2012

NOTAS:

Los dichos de Macri fueron tomados de la versión publicada por LA NACIÓN. Aclaro esto porque algún lector desprevenido, al leer lo expresado por este hombre que no ejerce ningún cargo ejecutivo de responsabilidad, puede llegar a pensar que hemos tergiversado las palabras del Jefe de Gobierno, llevados por nuestro furor antiliberal. Dejo el enlace: http://www.lanacion.com.ar/1452751-macri-enfrenta-al-gobierno-y-suspende-el-traspaso-del-subte

El título de LA NACIÓN, "Macri enfrenta al gobierno" es una perla que no nos atrevemos a comentar aquí (bonito enfrentamiento en el que sufren....los laburantes).


1 comentario:

Setzel dijo...

Nunca dejo de pensar que todo es un 'juego de tronos' como bien se titula el primer tomo de una serie de libros de fantasía medieval.

Es un juego perverso donde todos hablan y actúan para las cámaras pero en las recámaras del poder, sea Casa Rosada o Jefatura de Gobierno, sólo piensan en sustentarse otros 4 años más SEA COMO SEA. Y si hay que hacer algo bueno, sea hace; tranzar con Cirigliano, se hace; si hay que ser primero amigos de Clarín y luego matarlos, se hace; alguna represión en algún lado, también; todo sea por 4 añitos más de plata y poder.

Gracias por el espacio!