Páginas vistas en total

jueves, 19 de noviembre de 2015

BALOTAJE Y VOTO EN BLANCO: LAS ILUSIONES DE ATILIO BORÓN

Atilio Borón dedicó tres artículos en su blog a las elecciones presidenciales del pasado 25 de octubre (1).  Su preocupación principal no es tanto el análisis de los resultados como polemizar con la izquierda que llama a votar en blanco en el balotaje del 22 de noviembre. El núcleo de su argumento consiste en la afirmación de que el triunfo de Macri representaría una victoria decisiva del imperialismo, que pondría en jaque a los gobiernos “progresistas” y de “izquierda” de la región. Según Borón, Macri es un peón del imperialismo norteamericano. En cambio, Daniel Scioli, condicionado por su base electoral (remarca el apoyo a su candidatura de organizaciones sociales y movimientos populares), no podría llevar adelante la política exigida por el Imperio. Por esto, votar en blanco significa un acto de “irresponsabilidad política”  que favorece a la derecha.

La posición de Borón no es novedosa ni original. No obstante, sus artículos son una buena excusa para discutir algunas cuestiones fundamentales para la izquierda revolucionaria.

En primer lugar, Borón hace de la lucha contra el imperialismo la tarea principal de la izquierda en América Latina. Por ello, en los tres artículos no se encuentra una sola referencia a la lucha de clases entre capital y trabajo. La explotación de los trabajadores, cuya expresión concreta es la apropiación por el capitalista del trabajo no pagado (plusvalor), no merece la atención de nuestro “marxista latinoamericano”, quien prefiere orientar su mirada a la “alta política”, plasmada en la confrontación con el “imperio” norteamericano. El efecto principal de la concepción de Borón sobre el imperialismo es paradójico. Puesto que el enemigo primordial es el Imperio (hay que decir que reduce la cuestión del imperialismo a la influencia de los EE.UU. sobre la región), es preciso apoyar a los gobiernos latinoamericanos que “enfrentan” los intentos hegemónicos del gobierno norteamericano. O sea, hay que aliarse con las burguesías que manifiestan alguna voluntad de enfrentar al imperialismo. Como estas burguesías viven de la explotación de los trabajadores, es preciso silenciar toda referencia al conflicto entre empresarios y trabajadores para mantener la alianza contra el Imperio. Por eso carece de importancia que muchas de estas burguesías hayan mantenido la legislación laboral heredada del neoliberalismo que promueve la flexibilización, la tercerización y la precarización de los trabajadores, permitiendo así que las empresas del Imperio puedan radicarse en la región para aprovechar la perspectiva de grandes ganancias.

Ahora bien, la conformación de una alianza estratégica con la burguesía en pos de enfrentar al Imperio tiene un precio elevado para la izquierda. En términos generales, es contraproducente apoyar tal o cual huelga porque podría erosionar las bases de dicha alianza. Es cierto que de seguir a rajatabla esta política propuesta por Borón, la izquierda perdería toda base de sustentación (allí donde la tuviera) en el movimiento obrero. Pero esto es un problema menor para nuestro marxista, quien considera irrelevante en la práctica al conflicto de los trabajadores con la burguesía (así sea este de carácter meramente económico).  En términos de coyuntura política, el planteo de Borón va dirigido a proponer el voto a Daniel Scioli en el balotaje del 22 de noviembre. Al hacer esto, invita a la izquierda al suicidio político.

Para justificar esta última apreciación es conveniente traer a colación las palabras del mismo Borón. Así, en el artículo “El imperio necesita que gane Macri”, puede leerse el siguiente pasaje: “Los sectores más concentrados del capital extranjero también lo apoyan [se refiere a Macri], si bien estos, al igual que los anteriores, hicieron muy buenos negocios durante los años del kirchnerismo.” (El resaltado es mío – AM-). No hacen falta muchas palabras para marcar lo disparatado de la posición de Borón. Los “sectores más concentrados del capital extranjero” (pertenecientes al Imperio) obtuvieron enormes ganancias durante el kirchnerismo (la fuerza política a la que responde Scioli). Perón dijo alguna vez que “el bolsillo era la víscera más sensible”; de ser así, los capitalistas extranjeros no sintieron ningún dolor particular durante el kirchnerismo. Es verdad que el gobierno argentino se opuso al ALCA, pero esto no tuvo en la contabilidad de las empresas del Imperio. De manera que Borón nos convoca a apoyar al candidato de un gobierno que ha promovido que el capital extranjero obtenga grandes beneficios para evitar que triunfe Macri, el candidato que promete que el capital extranjero obtendrá grandes beneficios. Parafraseando a Goya, el abandono de la lucha de clases engendra monstruos.
En segundo lugar, al dejar de lado la lucha entre capital y trabajo, Borón sostiene implícitamente que el horizonte político e ideológico de la izquierda es el capitalismo. El reconocimiento de que la clase obrera tiene intereses diferentes a los de la burguesía, que el poder de esta última se basa en la explotación de la primera,  y que el antagonismo entre ambas clases es irreconciliable, constituye el ABC de la izquierda revolucionaria. Si se dejan de lado estas cuestiones (y Borón hace esto al postular que el antagonismo principal es la lucha contra el Imperio), ¿qué significado político tiene la izquierda? Ante todo, ser la pata reformista (o “progresista”) de la burguesía en alguno de los armados políticos de ésta. La izquierda no debe proponerse confrontar con el capital, sino que tiene que apoyar a la burguesía en su lucha contra el Imperio. Este es el núcleo de la sabiduría de Borón. Y lo expresa claramente en el artículo mencionado: “Scioli, con las contradicciones que representa su heterogénea fuerza social, abre una pequeña ventana de oportunidades para el accionar de la izquierda. Con Macri esa ventana estará herméticamente sellada.” No podemos ni siquiera pensar en combatir al capitalismo, pero si estamos en condiciones de luchar por alguna reforma (siempre y cuando no toque la relación capital – trabajo) dentro de los límites del capitalismo. A esto se reduce todo.

Como consecuencia de lo anterior, la izquierda queda condenada a ser eternamente el furgón de cola de la burguesía. En sus artículos, Borón plantea la necesidad de construir una izquierda diferente. Pero no dice una palabra acerca de cuál es el camino para emprender esta construcción; por el contrario, dedica largos párrafos a criticar al trotskismo por no entender que votar en blanco es estar a favor del imperialismo. ¿Es posible construir una izquierda revolucionaria apoyando a un candidato de la burguesía contra otro candidato de la burguesía? Borón argumenta que es preciso tener en cuenta las diferencias entre Macri y Scioli, sobre todo en lo que hace a la base social de uno y otro. Borón escribe lo siguiente: “Su candidatura [la de Scioli] ha sido respaldada por los sectores empresariales menos concentrados, las pymes, sectores medios vagamente identificados con el “progresismo”, una multiplicidad de organizaciones y movimientos sociales –inconexos y heterogéneos pero aún así arraigadas en el suelo popular- y estos apoyos hacen que suscite una cierta desconfianza de los poderes mediáticos y el bloque capitalista dominante porque es obvio que no podrá gobernar sin atender a los reclamos de su base social.”

Ahora bien, si algo precisa la clase obrera en esta coyuntura es abandonar las ilusiones en la existencia de soluciones mágicas para los problemas cotidianos.  Borón nos propone confiar en que la base social de Scioli evitará que lleve adelante el ajuste o reprima al movimiento obrero; con esto, vuelve a darse de lleno contra el principio de realidad. Néstor Kirchner y Cristina Fernández tuvieron una base social semejante a la de Scioli, y durante ambos gobiernos los empresarios la “levantaron con pala”, el capital extranjero obtuvo enormes ganancias, las protestas sociales fueron reprimidas (en muchos casos apelando a la tercerización, a través de “barras bravas” de clubes de fútbol) y se mantuvo la legislación laboral heredada del neoliberalismo. Además, ¿acaso la base social de Macri es tan diferente? Más claro, si Macri pudo crecer tanto en términos electorales es porque una parte importante de los trabajadores y demás sectores populares lo votaron en las elecciones del 25 de octubre pasado. En vez de analizar la realidad, Borón se deja llevar por sus ilusiones. Al hacer esto muestra que ha abandonado completamente el método de análisis marxista (no entro a discutir aquí si alguna vez lo aplicó). En vez de machacar con el Imperio, Borón debería haber comenzado por explicar cuál es la situación actual de la acumulación capitalista en Argentina, partiendo del hecho de que la economía se halla estancada desde hace cuatro años. Sólo a partir de esta constatación es posible examinar de manera concreta la cuestión del balotaje. Al adoptar el enfoque marxista, pierden importancia cuestiones tales como “el mal menor” o la “diferente base social” y cobra significación primordial el problema de cuáles son las tareas que debe encarar la burguesía para relanzar la acumulación capitalista. Curiosamente, el “marxista” Borón ignora olímpicamente la cuestión.

Por último, la propuesta de votar por el “mal menor” (la candidatura de Scioli) va en contra de la construcción de la autonomía política de la clase obrera. Para decirlo con todas las letras, la izquierda revolucionaria en Argentina se encuentra en una situación muy difícil. A modo de ejemplo, los resultados electorales del FIT dan la pauta de lo escaso de su influencia política. Frente a esto, Borón nos propone seguir a un candidato como Scioli argumentando que tal vez su base social le impida seguir una política de ajuste. Si esto es lo máximo a lo que podemos aspirar, lo mejor es bajar la persiana y dedicarnos a otra cosa. Este no puede ser el camino. Construir una izquierda revolucionaria exige, cuanto menos, responsabilidad política. Y el primer paso es retomar el principio de realidad en el análisis de la coyuntura política, remarcando en todo momento la necesidad de la autonomía de la clase obrera frente a la burguesía.


Villa del Parque, jueves 19 de noviembre de 2015


NOTAS:

Los artículos en cuestión son: “Un balotaje crucial para América Latina” (viernes 29 de octubre); “Argentina: El voto en blanco es un voto por el imperialismo” (lunes 9 de noviembre); “El Imperio necesita que gane Macri” (jueves 12 de noviembre).

No hay comentarios: